Blog

Me gusta el cine y lo disfruto mucho cuando una película tiene un espectacular trabajo de vestuario detrás. Suelo tragarme todos los extras y como se hizo de algunas de esas películas. Me resulta interesante conocer los procesos de diseño y confección para crear ese mundo .

Cuando estoy viendo una película, muchas veces me sorprendo a mí misma observando el bolso que lleva la actriz . Su forma, tamaño, estilo, si tiene algún detalle que me pueda servir de influencia.

Sabemos que en el cine, nada de lo que llevan puesto los actores es gratuito, no se ha elegido un bolso cualquiera para tal o cuál personaje. Hasta el complemento más pequeño ayuda a construir y reflejar la personalidad de ese personaje. El bolso a lo largo de la historia del cine ha formado parte de muchos de estos personajes e incluso han ayudado a contar la historia.

En la película Anna Karenina sabemos que quiere acabar con todo en cuanto tira su bolso de terciopelo rojo a las vías del tren. Un detalle que nos dice todo.

El bolso de Mery Poppins , denominado carpet bag, tiene un protagonismo indiscutible en la película, capaz de hacer magia sacando todo tipo de objetos inusuales y de gran tamaño del bolso. Curiosamente el nombre de este bolso alfombra viene de que el material que se utilizaba para fabricarlos eran de telas de alfombras, ya que eran muy resistentes y la gente los usaba para viajar en tren.

En Annie Hall, la actriz que le da vida y que me encanta, Diane Keaton, insistió en crear ella misma el vestuario tan peculiar de Annie. Su estilismo masculino y su gran bolso de rafia le dan una personalidad propia.

Sexo en New York, Carrie Bradsaw hizo famoso el Baguette Fendi (llamado así porque se lleva bajo el brazo), al llevarlo como acompañante en todas sus andaduras. Este bolso creado en 1997 ha sido versionado más de mil veces.

Pero no solo dentro de las películas el complemento puede llegar a tener fuerza. Fuera de ellas las actrices de cine, convertidas en estrellas, han sido durante décadas musas y referentes de grandes marcas de bolsos, que lucían y convertían sus bolsos en icónicos objetos de deseo. Haciendo así que miles de mujeres se sintiesen estrellas llevando ese mismo bolso.

Grace Kelly , tras su aparición en la portada de la revista LIFE, en 1956 llevaba un bolso de Hermés  para disimular ante los fotógrafos que estaba embarazada. Se convirtió en un icono de la marca y le pusieron su nombre a ese modelo.

El bolso birkin, que lleva el nombre en honor a la actriz y cantante, Jane Birkin, icono de moda en los 60. Siempre llevaba una cesta de mimbre como bolso porque no encontraba uno lo suficientemente grande y fácil de abrir, hasta que Jean-Louis Dumas (Hérmes) le propuso diseñar un bolso a su medida juntos.

Para Jaqueline Kennedy, uno de sus accesorios favoritos era el bolso de Gucci que, de tanto ponérselo, terminó adoptando su nombre. Ahora, la firma ha lanzado una versión rejuvenecida: ‘Jackie 1961’

Share this post

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *