Blog

La belleza de la imperfección, Wabi sabi.

Los primeros bolsos en los que incorporé la madera, solía aplicar sobre esta, una pátina blanquecina que luego barnizaba. Con el tiempo me di cuenta de que me gustaban más los bolsos con la madera sin tratar, al natural. A pesar de seguir llevando una capa protectora de barniz, por una cuestión práctica. Me resultaba más interesante ver como esa madera, debido a la luz y otros factores, a través del tiempo, desprendía “vidilla”. Lo mismo le sucede a la piel que uso en uno de los clásicos de Un Bolso Fani, el bolso Cembra color nude, es una piel natural, sin tratar y como resultado, un bolso que se transforma con el paso del tiempo, oscureciéndose.

Esa vida, en el diseño final del bolso mostraba la belleza de la imperfección a lo largo del tiempo. Más tarde descubrí, que los japoneses tienen toda una filosofía a raíz de esta idea, llamada filosofía japonesa del Wabi sabi y que a continuación describo.

Wabi, significa en términos generales «la elegante belleza de la humilde simplicidad», y sabi, que significa «el paso del tiempo y el subsiguiente deterioro«, estos dos términos se combinaron para formar un sentido único y fundamental en la cultura japonesa.

Cuenco japonés reparado con oro.

Combinadas, estas experiencias permiten que el espectador se vea a sí mismo como parte del mundo natural, que ya no está separado por construcciones sociales y, en cambio, está a merced del natural paso del tiempo.

En lugar de ver las abolladuras o las formas desiguales como errores, éstas se ven como una creación de la naturaleza, como el musgo que crece en una pared o un árbol que se curva con el viento

Apreciar algo considerado como wabi-sabi logra tres cosas:

Una conciencia de las fuerzas naturales involucradas en la creación de la pieza.

Una aceptación del poder de la naturaleza.

Un abandono del dualismo: la creencia de que estamos separados de nuestro entorno.

Bolsos de madera Bolso de piel y madera modelo Glabra granate y azul
El bolso Glabra lleva los laterales de madera natural, sin tratar, al natural.

Con lo cuál, pensar en el paso del tiempo como nuestro aliado, creo que nos ayuda, como personas a aceptar y valorar de manera natural el paso del tiempo, ese que tendemos a pensar que nunca se acabará.

La filosofía Wabi-Sabi se fundamenta en una comprensión del mundo basada en lo efímero, en el carácter transitorio de la vida. Su principio fundamental es que nada dura, nada está terminado y nada es perfecto.
El paso del tiempo puede dejar en las piezas huellas, cicatrices que les confieren texturas únicas poniendo de relieve la belleza de la aleatoriedad de la naturaleza.

También tiene que ver con la idea de la contemplación, de hacer las cosas sin prisa, dedicándoles el tiempo que necesitan, siendo conscientes de ese momento, del ahora. Es un “break” dentro de la vorágine del corre corre en nuestros día a día.

La manera en la que confecciono mis bolsos tiene mucho que ver con esa idea, contemplando, poniendo conciencia en cada uno de los procesos. No es un producto industrializado, en cada paso pongo atención y “corazón”.

Share this post